La película

YinYang

Piensa en cualquier película que hayas visto. ¿La tienes?, ahora quítale la parte negativa:

  • Si es una película sobre la Francia ocupada durante la segunda guerra mundial, quita a los nazis, y que quede solo la resistencia.
  • Si una rubia inocente es víctima de su novio maltratador, cambia al novio por alguien que la ame y la respete, en la salud y en la enfermedad…
  • Si va sobre las penurias de una madre soltera con cinco hijos a los que no puede alimentar, añade unos millones a su cuenta corriente.
  • Si un joven en la plenitud de la vida sufre un accidente y queda postrado en silla de ruedas para el resto de sus días, suprime el accidente.
  • Si va de elfos, quita a los orcos.

En general, si es un drama, quita al asesino, a la vejez, a la enfermedad, a la miseria, a la injusticia, a la soledad, a la incomprensión… Quita lo que produce el drama, quita lo negativo. ¿Queda película?, y si no hay película, ¿irías al cine?.

Si tuvieses siempre una salud perfecta*, una economía perfecta* y unas relaciones afectivas perfectas*, no habría ninguna tensión, entonces, ¿qué fuerza sería capaz de sacarte de tu actual estado?.

Sin fuego no hay cocido.

(*)Perfecta desde el punto de vista convencional, porque perfecta es exactamente la que tienes (por muy incómoda que te resulte), lo que ocurre es que no lo sabes… aún.

 Anterior   Siguiente