La encrucijada

LaEncrucijada

Cada cruce representa un balance. La línea azul es la vida de un individuo. Cada vez que un individuo llega a un cruce, la dirección que toma no depende del “libre albedrío”, sino de su nivel de ser.

El libre albedrío no existe.

Los fenómenos que forman cada encrucijada están determinados por líneas de vida de otros individuos y por fenómenos que, a su vez, siguen la misma ley del mínimo esfuerzo.

Todos los fenómenos siguen la ley del mínimo esfuerzo.

Una roca que cae dando saltos ladera abajo sigue la ley del mínimo esfuerzo. La trayectoria y la velocidad con que se inicia cada bote corresponde exactamente a la resultante de fuerzas que han actuado en su último contacto con la ladera. El lugar de su siguiente punto de impacto será el que intersecte la trayectoria de la roca con la forma de la ladera, y es uno concreto y solo uno. Así mismo, la dirección y la velocidad también van a ser unas y solo unas. La física hace un conjunto de balances cuyas resultantes determinan la trayectoria completa de la roca en su caída.

Partiendo de la posición inicial de la roca, de la forma de la ladera y de la constitución de ambas, solo hay una trayectoria posible, aunque a nosotros nos resulte imposible predecirla.

Dado un conjunto de variables, los valores que toman en un instante vienen determinados única y exclusivamente por los que tenían en el instante anterior, modificados por los fenómenos que han actuado sobre ellas en el intervalo.

Como los fenómenos actúan siguiendo la ley del mínimo esfuerzo, su acción solo puede ser una, por tanto,

Cualquier conjunto de variables solo puede seguir una trayectoria en un universo.

que equivale a decir que

Un universo solo puede seguir una trayectoria

lo cual sería la demostración matemática de que “el futuro está escrito”. Podemos entender que el futuro de la roca ya existe desde el momento que empieza a caer, porque solo hay un punto de llegada posible. De la misma forma , la trayectoria de vida del individuo del gráfico existe antes de que él la recorra, porque solo puede ser una para él.

Esto es algo parecido a lo que ocurre cuando lees un libro. Las páginas de detrás ya están escritas. El desenlace ya existe, pero tú no lo conoces hasta que no lo leas. A medida que lo lees interactúas con él y esa acción modifica tu nivel de ser. Ese es el objetivo del libro.

Un espacio de cinco dimensiones contendría todos los universos posibles, por tanto, todas las trayectorias, todos los futuros a la vez.

 Anterior   Siguiente

Anuncios