El talismán

En los sueños ocurre un fenómeno de percepción difusa: tienes delante a alguien, sabes quién es, pero no puedes ver su rostro, o mejor, ves su rostro, pero sus rasgos no están perfilados. Estás en una casa, sabes lo que hay en una estantería, pero cuando miras, los objetos no se ven con claridad, un libro no se puede leer, tampoco se puede marcar un número de teléfono ni, a veces, recordar un nombre… todo ocurre como si hubiese una especie de frontera impenetrable, como si estuvieses dentro de una burbuja tal que dentro tienes la sensación de percibir correctamente, pero cuando te acercas a su superficie, te impide ver más allá con claridad.

Cuando estás despierto (en estado de vigilia) ocurre algo parecido. Tienes la absoluta seguridad de que todo es coherente, pero cuando intentas ver con más profundidad, los valores, los principios, las creencias, se difuminan, se desdibujan y pierden consistencia. La misma sensación que cuando sueñas. Darte cuenta de esto es encontrar un talismán que te permite ver que

TÚ, AQUÍ, AHORA, ¡¡ESTÁS SOÑANDO!!

No te preocupes, no eres tú solo, la fiesta está llena de gente en tu mismo estado.

 Anterior   Siguiente

Anuncios