El sapo, la charca y las moscas

Puede que el colmo de la felicidad de un sapo sea tomar el sol en su charca. Seguramente una mosca sea para él su manjar preferido, o quizás una jugosa mosca verde, o una moscarda. Es posible que pelee con los otros sapos para obtener un lugar de privilegio en el cieno y, desde esa posición de éxito, atraer a más parejas.

Cada hábitat alberga a los seres que precisan de sus condiciones. No hay sapos en el cielo ni águilas en la ciénaga, pero

Si al sapo nunca le faltasen moscas, agua cenagosa, y alguna rana, ¿qué fuerza iba a empujarle a dejar de ser sapo y convertirse en águila?

El sapo vive en un planeta que gira alrededor de un sol, situado en una galaxia de cien mil años luz de diámetro, que alberga más de doscientos mil millones de estrellas, situada a su vez en un universo conocido de cien mil millones de galaxias… ¡¡y para él lo más importante son las moscas!!.

 Anterior   Siguiente

Anuncios