El santo y el ladrón

Alguien ha perdido la cartera.

Si la encuentra un santo, no podrá quedársela. Si la encuentra un ladrón no podrá devolverla. Ninguno de los dos es libre. Los dos están sometidos una derivada de la Ley del Mínimo Esfuerzo, que aquí podríamos enunciar como:

Los acontecimientos siempre discurren por el camino de menor energía.

El santo, para quedársela debería vencer a su naturaleza de santo, y eso precisa mucha más energía que devolverla. Al ladrón le pasa lo mismo pero al revés. En ambos actúa el mismo mecanismo, la misma ley, que opera haciendo un balance de la situación que tiene como consecuencia una y solo una resultante posible, en función del nivel de ser de cada individuo.

Modifiquemos un poco la situación del santo: cuando se dirige a devolverla (una lujosa cartera que, por su aspecto pertenece indudablemente a un rico), tropieza con una familia pidiendo limosna… cambia su balance interno, ya no puede devolverla e ignorar a aquellas personas que están pasando hambre y frío. Pensando que ellas necesitan más el dinero que su dueño, y que si Buda ha hecho que se crucen sus caminos no puede ser una coincidencia, les entrega todo el dinero. Ahora la del ladrón: cuando todavía está oscilando entre el aturdimiento y el goce más excelso, sin acabar de creerse cómo ha tenido tanta suerte, cuando está sintiendo el suave tacto del caro complemento repleto de billetes, levanta la vista y ve a un guardia que, a unos metros de distancia, ha observado toda la escena. Maldiciendo su destino, opta por devolver la cartera.

Santo y ladrón han actuado de la única forma que han podido. Ninguno de los dos era libre de elegir entre varias opciones, solo podían optar por la que menos energía necesitaba según la naturaleza de cada uno.

Piensa un ejemplo sobre ti mismo: supón que tienes que hacer un esfuerzo para pagarles los estudios a tus hijos. Aparentemente puedes elegir entre pagárselos y sacrificarte, o no pagárselos e invertir ese dinero en tus comodidades… ¿realmente tienes las dos opciones o solo una?.

 Anterior   Siguiente